miércoles, junio 20, 2018
Home > Intervenciones > La educación superior debe ser verdaderamente autónoma y articulada a las necesidades del sector productivo y del Estado

La educación superior debe ser verdaderamente autónoma y articulada a las necesidades del sector productivo y del Estado

El proyecto de reformas a la Ley de Educación Superior (LOES) propone una educación superior autónoma y articulada a las necesidades del sector productivo y del Estado, subrayó Silvia Salgado, presidenta de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, en el inicio del segundo debate de dicha normativa.

Aseguró que en el informe el organismo incluyó dos principios a los que ya se definen en la Constitución, se trata del impuso a la innovación y el reconocimiento de la cultura como constructora de la memoria y del conocimiento.

Igualmente, se otorga la capacidad de gestionar los recursos para financiar al sistema educativo, que no puede estar condicionado por el Ministerio de Finanzas, lo cual no quiere decir que se pueda hacer cualquier cosa con los recursos del Estado, sino más bien responder por el buen uso de dichos fondos. También se incluye un régimen especial de contratación pública para que las universidades puedan ofertar sus productos y servicios.

Debate

Varios fueron los planteamientos formulados por los asambleístas en el debate. Uno de ellos está relacionado con la creación de la Universidad Intercultural Amauta Wasi, como reconocimiento del carácter plurinacional e intercultural del Estado ecuatoriano, pero se dejó en claro que la sede de esta institución debe ser la ciudad de Colta, capital de los pueblos indígenas, según el asambleísta Pedro Curichumbi.

Dallyana Passailaigue, vocal de la Comisión de Educación, aseguró que esta reforma “devuelve la educación superior a los jóvenes, porque los jóvenes podrán decidir sobre su futuro y la carrera que quieren seguir”. Recordó que próximamente 128 mil estudiantes que están por concluir sus estudios de bachillerato y 91 mil más que lo hicieron en otros períodos deberán rendir la prueba ser Bachiller y solamente 81 mil de ellos podrán tener un cupo en las universidades públicas, hecho que deja fuera del sistema a muchos jóvenes.

Para Amapola Naranjo, quien también forma parte del organismo legislativo, justificó la inclusión de los conservatorios superiores como centros de educación superior capaces de otorgar títulos de tercer y cuarto nivel. La educación que se imparte en los conservatorios no es estrictamente artística, es fundamentalmente científica, con la misma rigurosidad que la de otras instituciones universitarias, enfatizó.

La legisladora Teresa Benavides destacó que esta reforma garantiza un cambio en la educación superior para que los estudiantes desarrollen sus actividades en un ambiente libre de todo tipo de violencia.

De su lado, Jimmy Candell, aseguró que a través de esta normativa se establecen los mecanismos para un desarrollo técnico de los procesos de calificación de la calidad académica, considerando la realidad local, provincial y nacional, mas no con parámetros ajenos al contexto ecuatoriano.

A criterio del legislador Luis Fernando Torres, las universidades deben ser centros donde prime la razón, que investiguen y aporten al desarrollo de la nación, al destacar el reconocimiento de la capacidad de estas instituciones para que puedan desarrollar actividades económicas, sin que por ello estén sujetas a la aplicación de exenciones tributarias.

Hermuy Calle se mostró partidario de incrementar al 50 % la participación de los estudiantes en el cogobierno de las universidades.