lunes, diciembre 17, 2018
Home > Comisión de Educación > Las universidades podrían crear fuentes complementarias de ingresos para mejorar su gestión

Las universidades podrían crear fuentes complementarias de ingresos para mejorar su gestión

Este martes prosiguió la sesión 020 de la Comisión de Educación. En ella se analizaron los aportes de los actores del sistema de educación superior en las mesas de trabajado previo a la elaboración del informe para segundo debate del proyecto de reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES).

El asambleísta Augusto Espinosa, presidente de la mesa, indicó que una vez que termine la revisión de la totalidad de la reforma se dará paso a un estudio más profundo de los artículos que no han logrado consenso, a fin de que el organismo se pronuncie al respecto. Citó, por ejemplo, que hay distintos criterios en torno a la autonomía para los institutos técnicos y tecnológicos públicos de educación superior y que la Senescyt sea la que prepare el informe que contenga la forma de distribución de recursos para que, a su vez, sea aprobado por el CES.

Fuentes de ingreso

Sin observaciones, se definió que las instituciones de educación superior públicas (universidades y escuelas politécnicas) podrán crear fuentes complementarias de ingresos para mejorar su capacidad académica, invertir en la investigación, en el otorgamiento de becas y ayudas económicas, en formar doctorados, en programas de posgrado o inversión en infraestructura.

Estos ingresos serán manejados de manera autónoma por la universidad en una cuenta propia e independiente que podrá ser auditada, según la reforma.

Prohibición de competencia desleal

También se acordó que las instituciones de educación superior que realicen actividades económicas, productivas o comerciales deberán crear para el efecto personas jurídicas distintas e independientes de la institución educativa cuando esta actividades sean ajenas al proceso académico.

En estas actividades no se beneficiarán de exoneraciones o exenciones tributarias exclusivas de las instituciones educativas, ni utilizarán los servicios gratuitos de sus estudiantes, docentes o personal administrativo. Los servicios o trabajos prestados por estas personas será remunerado.

En la contratación pública se privilegiará a las personas jurídicas creadas por las instituciones de educación superior para la provisión de bienes y servicios

Adrián Bonilla, de la Senescyt, ratificó que dar autonomía a los institutos técnicos tecnológicos es una idea de difícil ejecución y aplicación. Además, advirtió que hay que tener cuidado con privilegiar a las universidades en la contratación pública, ya que eso contradice el principio de igualdad jurídica.

Augusto Espinosa respondió que no se trata de privilegiar, sino de que las universidades tengan oportunidades en procesos de consultorías para el Estado, espacios que se han abierto en varias leyes.

09 de enero de 2018 - Sesión de la Comisión de Educación